la musica es el arte que más se identifica con DIOS.

BLOG de Juan Yáñez dedicado a la música. Para entendernos mejor, hablemos musicalmente...

domingo, 1 de abril de 2012

El maestro Marcos Rubén Carrillo, dirigió un magistral concierto.


El Maestro Marcos Rubén Carrillo

 Se presentó el viernes 30 de marzo en el Salón Cristal de Aguas Termales Hotel & Spa de San Juan de los Morros,  como Director Invitado a la Orquesta Sinfónica del Estado Guárico

Juan Yáñez
                                    Una vez más tuvimos los sanjuaneros, oportunidad de deleitarnos con la presencia de este inigualable director y mejor amigo de todos los que en esta ciudad habitamos. No es nuestra intención alabarle, pero si reconocerle con toda justicia, como el principal responsable de haber plasmado en San Juan de los Morros, entre 1995 y el 2003, la mejor orquesta sinfónica jamás creada  en el interior de la patria de Bolívar: Nuestra Orquesta Sinfónica del Estado Guárico. Nuevamente, nuestro querido y entrañable maestro Carrillo, con la misma humildad de siempre, (la humildad es patrimonio de los escogidos) se allegó a San Juan de los Morros, para compartir con todos nosotros y en especial con nuestros jóvenes músicos, para dirigirlos en una inolvidable velada musical que nos emocionó como otras tantas veces lo ha hecho. El programa elegido guarda relación con la experiencia musical y conocimiento que se corresponde sobre la materia, de nuestro director invitado. Comenzó con una pieza de Richard Strauss, maestro del  romanticismo tardío, que compusiera esta obra cuando contaba 16 años, titulada Serenata de Vientos, que impresionara en su oportunidad, por su calidad a experimentados músicos de su época y que fuera en esta ocasión magníficamente interpretada por la sección de vientos de la orquesta. Continuó con una pieza de Jean Sibelius, de singular importancia y de muy difícil ejecución, como el Concierto para violín y orquesta en re menor, que fuera magistralmente dirigida e interpretada y que alcanzara con la ejecución de su solista, una excelsitud sorprendente. Sí, amables amigos, Carlos Calderón, el varón más joven de la dinastía calderoniana, con sus apenas 18 años, lució como un veterano maestro del violín y nuevamente fue ovacionado; estimamos que ahora es que le queda tiempo y sin duda llegará muy lejos en su aplicación musical. El programa finalizó con Suite de Danzas Antiguas N. 2,  de Ottorino Respighi, talentoso compositor italiano contemporáneo, que rescatara  piezas de danza olvidadas del Renacimiento. Nos halagaron los músicos con esta interpretación, que fuera en anterior oportunidad, (según creemos correctamente recordar, las palabras del maestro Carrillo) estrenada por primera vez en Venezuela, por la misma orquesta y dirección. Se interpretó con una sonoridad imponente y una impecable ejecución que sintetizara la labor exquisita de músicos y director, perfectamente amalgamados e inseparables, que arrancara de los presentes una merecida ovación y reconocimiento. Necesario es hacer referencia a la brevedad de los ensayos de este concierto, que no llegaron a tres por el apagón que sufrimos el pasado miércoles o jueves. Circunstancia por demás loable que revela el grado de integración del director y los músicos. Cualquier entendido juraría que para lograr esa excelencia, ambos elementos tienen asiduo o permanente contacto. De esta manera se dio fin a una inolvidable noche  dejando en el público la complacencia de haber asistido a un evento imponente, pleno de exquisita música, de reencuentros y de sinceras demostraciones de una larga amistad.  
Al centro el maestro Carrillo, izq. Carlos Calderón, der. Bruno Santangelo
El maestro Carrillo y el autor de la nota

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada